Su cuerpo conoce la diferencia entre el estrés bueno y el estrés malo: ¿y usted?

Puede resultar sorprendente, pero desde el punto de vista médico, no todo el estrés es
malo. Los niveles saludables de estrés ayudan a desarrollar la resiliencia, dice la
licenciada en Medicina y Cirugía  Safia Debar , experta en el manejo del estrés de Mayo
Clinic. A continuación, la Dra. Debar explica la diferencia entre el estrés bueno y el estrés
malo y cómo saber cuándo está en peligro de sufrir una sobrecarga.
El estrés es una reacción física y psicológica a una demanda, y esa demanda puede ser
cualquier cosa, dice la Dra. Debar. El estrés que es bueno para nosotros y que incluso
puede darnos una sensación de bienestar es el eustrés, lo opuesto a la aflicción. “El
mismo evento, por ejemplo, casarse, puede provocar cualquiera de los dos”, dice la
Dra. Debar.
“Se trata de cómo percibimos ese estrés y cómo el cuerpo lo maneja realmente”,
menciona la Dra. Debar. “El estrés crónico afectará todos los sistemas de órganos: es
posible que sienta ansiedad, depresión y problemas digestivos, por ejemplo”.
“El estrés provoca una cascada de reacciones en la mente y el cuerpo a medida que
genera una respuesta al estrés”, afirma la Dra. Debar. En condiciones de estrés normal,
una persona comienza en un valor de referencia de relajación, se encuentra con un factor
estresante, comienza la respuesta al estrés, alcanza un máximo y después vuelve a bajar
al valor de referencia.
Entre los cambios físicos que pueden ocurrir al percibir una amenaza se encuentran los
siguientes:
 Se activa el sistema nervioso simpático y la producción de la hormona principal del
estrés, el cortisol.
 Los pensamientos se vuelven negativos cuando pasa por algo malo o lo anticipa.
La atención se hiperconcentra en lo que está sucediendo.
 El corazón, los pulmones y los músculos se preparan para que luche o corra.
Aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la frecuencia respiratoria a
medida que el cuerpo necesita llevar más oxígeno a las células. Los músculos se
tensan.
 Los sistemas digestivos y reproductivos no son necesarios, por lo que sus
actividades se ralentizan.
 El sistema inmunitario deja de prestar atención a la lucha contra invasores
microscópicos como virus o células cancerosas y entra en un modo inflamatorio, lo
que aumenta su producción de proteínas denominadas citocinas que ajustan este
proceso. 
Cuando la persona se da cuenta de que la amenaza ha pasado, el cuerpo comienza a
repararse a sí mismo de esta respuesta y a “ordenarse”. Cambia a un estado de
reparación, renovación y crecimiento a medida que la respuesta al estrés se neutraliza.
“Con respecto a lo físico, la respiración y el ritmo cardíaco se ralentizan, la presión arterial
se normaliza, respira con más profundidad, la tensión muscular disminuye, los sistemas
digestivos y reproductivos reanudan la actividad normal y puede comenzar a conectarse
con otras personas para contar la experiencia que acaba de tener”, afirma la Dra. Debar.

“Si el estrés sube y después vuelve a bajar, ha completado nuestro ciclo. No hay desgaste
natural ni daños”, dice la Dra. Debar. “De hecho, es probable que sea bueno para usted
porque genera una mayor resiliencia. Si alguna vez superó un evento estresante en la
vida, lo procesó completamente y completó el ciclo; entonces, en la siguiente experiencia
similar que tuvo pensó: ‘Puedo hacerlo'”.
“Sin embargo, cuando una persona está bajo mucho estrés en repetidas veces, la
capacidad para volver al valor de referencia comienza a disminuir lentamente”, dice la
Dra. Debar.
“El estrés puede aparecer y mantenerse ahí en una respuesta prolongada. Aquí es
cuando está hipervigilante: está conectado pero cansado, está ansioso”, afirma la
Dra. Debar. O bien, la vida ha puesto tantos factores estresantes en su camino que
responde de manera inadecuada. Lo crítico es la falta de recuperación y no el factor
estresante en sí. Después de un tiempo, es posible que simplemente quede adormecido y
no muestre ninguna respuesta”.
“A veces las personas piensan que sería bueno no mostrar ninguna respuesta —añade la
Dra. Debar—, pero internamente la respuesta al estrés y su cascada de actividades
internas aun así están sucediendo”. Solo están ocultas.
“Hay varias señales que indican que usted puede estar en peligro de sufrir una
sobrecarga de estrés y es hora de abordarlas”, dice la Dra Debar:
 Si el estrés se siente incesante y constante.
 Si siente que no puede controlar el estrés y no puede relajarse o siente que está
en piloto automático.
 Si tiene problemas para regular las emociones.
 Si comienza a esconderse de la vida o las personas.
 Tiene síntomas físicos como dolor de cabeza, dolor de pecho, malestar estomacal,
problemas para dormir o se enferma con más frecuencia.
“Piense en cómo su cuerpo maneja el estrés y cómo lo maneja usted a nivel emocional,
físico y en sus relaciones interpersonales”, dice la Dra. Debar. “Qué hace y qué no hace”.
El estrés crónico puede tener efectos a largo plazo sobre la salud. “Las personas que
sienten síntomas físicos continuos o descubren que los cambios en el estilo de vida no
parecen ayudar deben consultar con su equipo de atención médica”, indica la Dra. Debar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *